Páginas

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Los Pastores del Niño Jesús









Las danzas de los pastores del Niño Jesús son fiestas pascuales típicas de los estados Aragua y Carabobo, las cuales tienen sus raíces en el teatro que se representaba en las iglesias del siglo XII para recordar pasajes de la vida de Jesús, principalmente su nacimiento.
En estos actos se incluía música, danza, máscaras y otros aspectos del teatro. En Venezuela, Las Danzas o Semejanzas de los Pastores, conocida también como Velorio del Niño Jesús, es una manifestación cultural de las poblaciones de Aguas Calientes y San Joaquín, en el estado Carabobo; y de El Limón y Chuao, en el estado Aragua. La más antigua de estas sociedades parece ser la de los Pastores del Niño Jesús de Aguas Calientes.
Cuando conocieron a la cofradía de Aguas Calientes, en el año 1917, los habitantes de El Limón quedaron admirados ante la belleza de la danza, su religiosidad y organización. De inmediato ellos hicieron una capilla para adorar al Niño y “bailar pastores”.
Años después, en 1937, crearon la Sociedad Benéfica del Santo Niño Jesús de El Limón.

Semejanza de los pastores

El 24 de diciembre es el día de la celebración al Niño Jesús. Esta celebración se conoce como Los pastores del Niño Jesús, una fiesta popular en la cual participan todos los pobladores, bailando unos, cantando otros, disfrutando todos. La danza solamente la bailan los hombres, todos ellos vestidos de mujer y usando pelucas muy coloridas. La danza comprende:
·       Llegada de los Pastores a la Iglesia
·       Búsqueda del Niño
·       Aparición del Angel
·       Danza

La primera parte de esta manifestación folklórica se realiza en la casa de El Mayordomo, personaje de gran importancia y jerarquía, quien lideriza la festividad, y junto a todos los participantes se va a la iglesia, y en espera de la campanada final del llamado, celebran la misa de gallo, para luego iniciar la búsqueda del niño, después se dirigen a un altar iluminado, donde aparece un ángel que le habla a los pastores y, finalmente se levantan para dirigirse al pesebre, o nicho, donde encuentran al Niño Jesús y comienzan a rendirle culto.
Los personajes principales de la cofradía son:

·       El Mayordomo
·       Los Pastores
·       Las Pastorcillas (hombres vestidos de mujer)
·       El Titirijí
·       El Viejo,
·       La Vieja
·       El Cachero
·       Pastor guía
·       El Angel

Los músicos tocan el cuatro, la tambora, el furruco, las maracas, la charrasca y el chineco o gajillo, instrumento que ejecutan los Pastores.

Los personajes:


El Cachero


El Cachero: Es el bailador que ostenta mayor jerarquía en el grupo. Es quien guía y señaliza el baile. También pone orden y embiste con sus cuernos a todo el que interrumpa el normal desarrollo del acto. Además, ostenta su cargo hasta que decida promover a un sucesor.
Durante el baile, el cachero tiene la ayuda de un cachero asistente al que va moldeando poco a poco e inculcando el amor y la responsabilidad por la tradición. El cachero lleva en sus manos unos cachos o cuernos de toro, que simbolizan al buey que acompañó a José y a la Virgen durante el nacimiento del Niño. Los cuernos están adornados con flores de papel de seda de vivos colores.
Tiene además un sombrero con picos, escarcha, flores y estrellas, y cintas de papel que le llegan a la cintura, y una correa con cintas multicolores que llegan a sus tobillos, recoge la tradición oral y escrita.
El Pastor: El Pastor va ataviado de la misma manera que el cachero, pero lleva en sus manos un gajillo, un instrumento de percusión que marca el ritmo de su danza. El gajillo representa el bastón o báculo del pastor, y consiste en una pieza larga de madera con dos travesaños perpendiculares donde están clavadas chapas, cascabeles o campanillas. Este instrumento también está adornado con numerosas cintas de papel de seda de vistosos colores.
La Pastorcilla: La Pastorcilla o Mariquilla viste falda y blusa hechas con telas floreadas y sombrero muy adornado con flores de papel y celofán. Las pastorcillas marcan su paso con una maraca también adornada que llevan en su mano derecha.
El Viejo y La Vieja: Representan la sabiduría, la perpetuidad de la tradición y el fin del ciclo de vida del hombre. Están ataviados como dos viejitos querendones, enamorados y bondadosos. Gozan de gran respeto dentro de los bailadores y, por lo tanto, tienen gran libertad en sus movimientos.
El Titirijí: Representa a un ave nocturna cuyo canto se asemeja a su nombre. Este personaje lleva un pito con el que imita su canto. Se dedica a hacer bromas al público y al cachero, por lo que goza de libertad en sus movimientos. Cuando el cachero se hastía de sus bromas, lo persigue embistiéndolo con sus cachos, hasta que se esconde entre las filas de pastores y pastorcillas. Su traje está hecho con cintas de periódico, papel blanco o tiras de tela o peluche blanco.
Los Músicos: Los instrumentos del grupo musical que acompaña a los bailadores son el cuatro, furruco, tambor y charrasca. Los versos se cantan a tres voces.
Una vez listos los personajes, parte la procesión encabezada por la imagen del Santo Niño, seguida por los músicos y los bailadores, alineados en sus filas respectivas, todos coordinados por el cachero líder.

Los músicos

Durante la escenificación cada pastor o pastorcilla le recita al Niño Jesús los Versos de Entregue, haciendo referencia de los regalos que cada pastor ofrece, al tiempo que el resto de los Pastores espera arrodillado:

Yo soy un alegre pastor
Que vengo de San Joaquín
Y como aguinaldo al niño 
Aquí les traigo un patín

Aguinaldo

Los músicos interpretan un aguinaldo de levante para preparar a los Pastores que van a danzar:

Levanten Pastores,
levanten Pastores
Vamos a Belén 
Adorar al niño Para nuestro bien

Danza el Villano

La coreografía de cada cofradía se basa en la Danza El Villano:

Por ser la primera vez
Que yo en esta casa canto
Gloria al Padre, Gloria al Hijo
Gloria al Espíritu Santo

La danza comienza cuando el cachero, hombre vestido de forma colorida, llevando unos cachos en la mano, se dirige a la iglesia del pueblo seguido por los pastores y pastorcillas, quienes en hileras y con pasos acompasados van acompañados de otros personajes, entre ellos el titirijí, el viejo y la vieja.
Al final de la misa de gallos, aparece el ángel Gabriel representado por una niña, reproduciendo el diálogo según el texto de San Lucas con los pastores. El Niño Jesús recibe un saludo y comienza la danza que guía el cachero indicando los pasos del baile. El siguiente paso es lo que llaman el entregue, que es una dádiva que realizan los pastores colocándose de rodillas y entonando versos que aluden el pago de sus promesas. Esta fase del entregue cuando el cachero se quita los cuernos y los da como ofrenda.
Este ritual es acompañado de aguinaldos dedicados al niño Dios, que entona el grupo musical. Estos distintos tipos de aguinaldos se llaman el villano, el entregue y el levante. Las vestimentas de estas danzas son muy coloridas: los pastores utilizan faldas largas hechas con tiras de papel colorido, se colocan sombreros de cogollo decorados de manera esmerada con flores y lazos. Cada pastor lleva una vara larga con travesaños donde cuelgan chapas, latón y cascabeles y que va igualmente decorada de forma colorida.
Las pastorcillas son hombres vestidos de mujer, que llevan pelucas sintéticas, aros y un maquillaje especialmente colorido. Estas fiestas tienen como fin celebrar la llegada del niño dios, cumplir promesas y son una forma de reafirmar la identidad local de la región.


Pastores de El Limón, 100 años de tradición/



Personajes de Los Pastores del Niño Jesús

     Los personajes que intervienen en el baile de los Pastores del Niño Jesús son:
El Cachero. El Cachero es el bailador que ostenta mayor jerarquía en el grupo. Es quien guía y señaliza el baile. También pone orden y embiste con sus cuernos a todo el que interrumpa el normal desarrollo del acto. Además, ostenta su cargo hasta que decida promover a un sucesor.
Durante el baile, cuenta con la ayuda de un cachero asistente al que va moldeando poco a poco e inculcando el amor y la responsabilidad por la tradición. El cachero lleva en sus manos unos cachos o cuernos de toro, que simbolizan al buey que acompañó a José y a la Virgen durante el nacimiento del Niño. Los cuernos están adornados con flores de papel de seda de vivos colores.
Tiene además un sombrero con picos, escarcha, flores y estrellas, y cintas de papel que le llegan a la cintura, y una correa con cintas multicolores que llegan a sus tobillos.
         El Pastor: El Pastor va ataviado de la misma manera que el cachero, pero lleva en sus manos un gajillo, un instrumento de percusión que marca el ritmo de su danza. El gajillo representa el bastón o báculo del pastor, y consiste en una pieza larga de madera con dos travesaños perpendiculares donde están clavadas chapas, cascabeles o campanillas. Este instrumento también está adornado con numerosas cintas de papel de seda de vistosos colores.
La Pastorcilla. La Pastorcilla o Mariquilla viste falda y blusa hechas con telas floreadas, y sombrero muy adornado con flores de papel y celofan. Las pastorcillas marcan su paso con una maraca también adornada que llevan en su mano derecha.
         El Viejo y La Vieja. Representan la sabiduría, la perpetuidad de la tradición y el fin del ciclo de vida del hombre. Están ataviados como dos viejitos querendones, enamorados y bondadosos. Gozan de gran respeto dentro de los bailadores y, por lo tanto, tienen gran libertad en sus movimientos.
         El Titirijí. Representa a un ave nocturna cuyo canto se asemeja a su nombre. Este personaje lleva un pito con el que imita su canto. Se dedica a hacer bromas al público y al cachero, por lo que goza de libertad en sus movimientos. Cuando el cachero se hastía de sus bromas, lo persigue embistiéndolo con sus cachos, hasta que se esconde entre las filas de pastores y pastorcillas. Su traje está hecho con cintas de periódico, papel blanco o tiras de tela o peluche blanco.
Los Músicos. El grupo musical que acompaña a los bailadores consta de cuatro, furruco, tambor y charrasca. Los versos se cantan a tres voces.
         Tradicionalmente, los bailadores se reúnen en casa de una vecina del sector, adyacente a la Plaza Bolívar. En este lugar alistan sus trajes y se maquillan. Una vez listos, parte la procesión encabezada por la imagen del Santo Niño, seguida por los músicos y los bailadores, alineados en sus filas respectivas, todos coordinados por el cachero líder.

Las pastorcitas del Niño Jesús


La tradición de Los Pastores del Niño Jesús de El Limón se originó en 1752 en Aguas Calientes, al noreste de Mariara, capital del Municipio Diego Ibarra, en el estado Carabobo. Surgió como parte de los actos de veneración al Santo Niño Jesús de Praga, patrón de la localidad. Hombres, mujeres y niños vestían sus vistosos y coloridos trajes y bailaban con fervor al son del cuatro, el furruco y el tambor.
     Recuerdan los cronistas que en una ocasión, el Obispo de Valencia prohibió la celebración, pues consideraba irrespetuosa para el Santo Niño y para la Santa Iglesia Católica la participación de las mujeres en conjunto con los hombres en los bailes.
Luego de intensas negociaciones por parte de los vecinos y la alta jerarquía eclesiástica, se permitió la continuación de los bailes con la condición de que las pastorcillas fuesen representadas por hombres que debían usar las vestimentas de las mujeres. En la actualidad ya se permite la participación de mujeres y niñas en las danzas de los Pastores de El Limón y Los Teques.







Con información e imagenes de:
El Periodiquito
http://pabellonconbaranda.blogspot.com/
Tradiciones Populares de los Estados, Aragua/Fundación Bigott



@ElbaRomeroLopez


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada