Páginas

miércoles, 20 de agosto de 2014

Declaran emergencia en sector salud


         


         La Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales (AVCH) declaró la Emergencia Humanitaria en el sector salud y exhortó al gobierno nacional a hacer lo propio y a actuar de manera urgente para solucionar la grave crisis que afecta al sector.
        “Es urgente la toma de decisiones del alto Gobierno que permitan la suficiente fluidez de las divisas y los procesos de importación, incluida la inentendible aprobación del certificado de no producción por parte del Ministerio de Industrias, en un país en donde el 90% de nuestros insumos son importados porque históricamente no los hemos fabricado”, señala el comunicado de la Asociación.
          Un informe elaborado recientemente por la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Avedem, al menos 20 especialidades médicas estarían seriamente afectadas: Cardiología y Hemodinamia, Hematología y Oncología, Medicina Crítica, Nefrología, Gastroenterología, Traumatología y Ortopedia, Pediatría, Neonatología, Urología, Cirugía Laparoscópica, Anestesiología, Medicina Nuclear, Radioterapia, Resonancia Magnética, Neurocirugía, Infectología, Gineco-obstetricia, Oftalmología y Laboratorio.
     A continuación el tcomunicado de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales:
  
            DECLARACIÓN DE EMERGENCIA HUMANITARIA EN EL SECTOR SALUD

·         Nos dirigimos al país, al Gobierno Nacional y en especial a nuestros pacientes y sus familiares para exponer,  una vez más,  la grave crisis del sistema de salud y solicitar al Ejecutivo Nacional que declare la emergencia humanitaria en el sector, ante la agudización de la escasez y el suministro irregular de insumos, medicinas, material medico-quirúrgico, equipos médicos y sus repuestos, poniéndose en riesgo la vida y el pronóstico de seres humanos enfermos.

·         Es urgente la toma de decisiones del alto Gobierno que permitan la suficiente fluidez de las divisas y los procesos de importación, incluida la inentendible aprobación del certificado de no producción por parte del Ministerio de Industrias, en un país en donde el 90% de nuestros insumos son importados porque históricamente no los hemos fabricado.

·         Hemos recorrido el país y recogido en todas las regiones la angustia, la desesperación y la frustración en todos los profesionales de la salud, al no contar con los recursos adecuados para atender a los enfermos.

·         En un informe elaborado recientemente por la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Avedem, al menos 20 especialidades médicas estarían seriamente afectadas: Cardiología y Hemodinamia, Hematología y Oncología, Medicina Crítica, Nefrología, Gastroenterología, Traumatología y Ortopedia, Pediatría, Neonatología, Urología, Cirugía Laparoscópica, Anestesiología, Medicina Nuclear, Radioterapia, Resonancia Magnética, Neurocirugía, Infectología, Gineco-obstetricia, Oftalmología y Laboratorio.

·         La ausencia es generalizada desde los insumos básicos hasta equipos y repuestos con un alto nivel de especialización. Faltan desde gasas, suturas, guantes, yelcos y solución fisiológica hasta radiofármacos, quimioterapia para el cáncer, stent coronarios para el corazón, materiales de hemodiálisis, sondas y catéteres en general, y en la última semana llegamos al extremo de que por falta de anestésicos inhalados se suspendieron un número importante de cirugías electivas planificadas en la mayoría de las clínicas de Caracas y algunas del interior, restringiendo la actividad quirúrgica sólo a cirugías de emergencia y procedimientos que pudieran realizarse con anestesia endovenosa, situación que en un alto porcentaje es común tanto en el sistema público como en el privado.

·         Según este mismo informe de un estimado entre 40 y 45 mil rubros que manejan estas compañías, 35 mil tienen carencias e indica que 80% de estos productos presentan falla absoluta; es decir,  que no tienen existencia en sus inventarios.

·         A esta situación de déficit grave se le suman la regulación de precios a través de la Providencia Nº 294 dictada desde hace más de un año por la entonces Superintendencia Nacional de Costos y Precios, Sundecop que se mantiene vigente hasta hoy sin tomar en cuenta la inflación ni las devaluaciones, ni las estructuras reales de costos obligándonos a cobrar precios por debajo de los costos en que incurrimos para realizar nuestro trabajo, impidiendo la reinversión en mantenimiento y actualización tecnológica; los conocidos efectos de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras (LOTTT); el retraso en los pagos y la creciente deuda global por parte de las instituciones del Estado, las aseguradoras privadas y personas naturales, con un 15% de incobrabilidad; la saturación de pacientes sobretodo en los servicios de emergencia que sobrepasan nuestra capacidad de atención y la inseguridad que ha invadido a las instituciones de salud, todos factores que contribuyen a aumentar nuestros costos operativos y a disminuir la calidad de atención.

·         Los médicos y las clínicas somos prestadores de servicios.  No recibimos divisas ni somos importadores, pero para nosotros es indispensable que nos lleguen las medicinas y materiales para poder trabajar, de lo contrario nuestro Sistema Autosustentable, hasta hace poco tiempo a la vanguardia, prestando un servicio médico de primera línea, a la par de los mejores del mundo, complemento natural del sistema público, está retrocediendo a la medicina que hacíamos al menos 30 años atrás.

·         Si a las conocidas deficiencias de nuestro sistema público, denunciadas repetidamente por diferentes organizaciones involucradas con la salud en el país ante las instancias competentes, algunas de ellas aquí presentes, ahora se le agrega la disminución progresiva en la calidad del servicio en las clínicas privadas, estaremos ofreciendo una medicina sin calidad ni seguridad para todos los pacientes sin excepción y recordemos una vez mas que la salud no tiene ideología.

·         El pasado viernes 15 de agosto, la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, Anauco,  en representación de los pacientes, en atención a las denuncias de los usuarios de los servicios médicos, de los gremios de profesionales, del personal de los hospitales y clínicas y por ser un hecho notorio la escasez de los insumos médicos y,  por tratarse la escasez de insumos médicos de un hecho notorio, demandó ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia la revisión  exhaustiva de los burocráticos y excesivamente lentos procedimientos de abastecimiento de medicamentos y productos médicos que en los momentos actuales es evidente que su ingreso al país es escaso para la alta demanda.

·         Ciudadanos Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y Ministro del Poder Popular para la Salud estamos ante una  crisis que debe ser reconocida y atendida debidamente por ustedes. Quienes estamos hoy aquí, no somos políticos, somos todos profesionales ligados a la salud con una trayectoria y un historial de servicio, preocupados por los enfermos y por el rumbo que ha tomado nuestro sistema de salud, dispuestos a seguir trabajando responsablemente con la mística y ética de siempre por nuestros pacientes

·         Estamos haciendo una propuesta técnica que es la integración del sector salud para trabajar juntos en el control de costos sin disminuir la calidad, pensando en los enfermos como prioridad y como punto inmediato a resolver con la urgencia necesaria, la implementación de un mecanismo que le de fluidez al otorgamiento de las divisas y a los procedimientos de importación, para que podamos tener la dotación de medicamentos y materiales que merecen todos los venezolanos que están sufriendo actualmente las consecuencias de la ineficiencia del sistema.

·         No quisiéramos una respuesta política.  Esperamos una respuesta técnica y humanitaria en beneficio de los millones de venezolanos enfermos que cada día que pasan sin recibir su tratamiento adecuado y en forma oportuna, ven agravar el pronóstico de sus padecimientos, aumentar el riesgo de complicaciones y hasta presentar un inesperado deceso al no poder ser atendidos con la calidad, seguridad e insumos necesarios para satisfacer su derecho constitucional a la salud y la vida consagrados en los artículos 83, 84 y 85 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, del cual el Poder Ejecutivo Nacional es el órgano garante.

Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales (AVCH)
Caracas, 19 de agosto de 2014


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada