Páginas

martes, 4 de octubre de 2011

Estirpe venezolana: anécdotas de la historia de Venezuela




La historia venezolana está llena de anécdotas de personajes destacados en la vida nacional desde mucho antes de su nacimiento como nación. Una anécdota es un cuento corto que narra un incidente interesante o entretenido; es una narración breve de un suceso curioso.

Se basa en hechos reales, un incidente con personas reales, en lugares reales; y adquiere modificaciones a medida que va pasando de una a otra persona, de un tiempo a otro, por lo cual puede derivar en una obra ficticia.

Las anécdotas no son chistes, aunque en algunas ocasiones son humorísticas. Su principal propósito no es simplemente provocar risa, sino expresar una realidad más general que el cuento corto o dar forma a un rasgo en particular de un personaje o el funcionamiento de una institución de tal manera que se atiene a su esencia misma.

Para conocer un poco más acerca de la estirpe de los venezolanos presentamos acá algunas anécdotas de la historia venezolana, las cuales llegan hasta nuestros días gracias a recopilaciones y un exhaustivo trabajo de investigación, realizadas en distintos años por estudiosos como Rafael Olivares Figueroa, por ejemplo, o contadas por sus propios protagonistas.

En Paños Menores
         Una de las primeras acciones guerreras en la que el general José Antonio Páez intervino a raíz de su adhesión a Simón Bolívar, fue yendo sobre Calabozo con él, acompañado de sus lanceros, mientras Pablo Morillo se internaba en la región guariqueña.
         De acuerdo con Bolívar, Páez salió tras el realista dispersándolo y arrebatándole sucesivamente El Sombrero y Zaraza, lo cual hizo exclamar a Bolívar:
-¡Dos me lo perdone! ¡Le sacó el sombrero y ahora le quita la zaraza! ¡Va a dejarlo en paños menores!

El Ejército de las ánimas
         La figura del general José Antonio Páez y su fiera lucha por la independencia de Venezuela encarna la bravura de los venezolanos nacidos en sus llanuras y las de Nueva Granada. Nadie puede discutir ni negar que fue un hombre de gran bravura que arriesgó su vida muchas veces, por la libertad de su patria.
Páez fue encarcelado por no querer unirse a las tropas del rey e iba a ser asesinado, por lo cual estaba en capilla ardiente. Esa noche a las once se oyen disparos en las márgenes opuestas del río santo Domingo, el español Puy ordena a sus soldados que hagan una inspección. Cuando preguntan ¿Quién Vive? les responden del otro lado:
"América Libre, soldados de la muerte. El coro invisible de voces produjo verdadero terror en los españoles, quienes huyeron dejando solos a los prisioneros, que aprovecharon de escapar. El jefe militar llanero aprovechó entonces la oportunidad para atacar él solo el cuartel realista y amenazar a los pocos adeptos del rey que quedaban.
Posteriormente a Páez le recordaban estos acontecimientos diciéndole: "Usted es un hombre tan afortunado que hasta las animas benditas le favorecen".  Tres veces estuvo el Centauro de los Llanos en capilla ardiente y las tres veces se salvó por diversas circunstancias, según cuenta él mismo en su autobiografía.

Llanero contramarcado



QUESERAS DEL MEDIO ENEAS PERDOMO.mp3QUESERAS DEL MEDIO ENEAS PERDOMO.mp3
2335 K   Reproducir   Descargar  
LA MARCHA DE PAEZ ENEAS PERDOMO.mp3LA MARCHA DE PAEZ ENEAS PERDOMO.mp3
2614 K   Reproducir   Descargar  
         El León de Payara, como le decían a  José Antonio Páez, era un genuino llanero, muy astuto; astucia que utilizó muchas veces durante las batallas que libró para lograr la libertad de Venezuela. Con su gesta heroica se ganó a sangre, sudor y valor el título de Libertador de los llanos.
         En cierta ocasión, en la hacienda El Estanque, estado Mérida, se enfrentó José Antonio Páez contra los españoles, teniendo solamente 15 soldados, quienes huyeron en un momento determinado del combate, dejándolo solo.
         La pelea se realizó en un desfiladero, donde sólo podía pasarse de uno en uno. Viéndose íngrimo y solo ante el enemigo, Páez fingió varias voces dando vivas a la patria y disparando, treta con la cual rindió a los españoles, tomó ocho prisioneros, la bandera del rey de España y municiones para la tropa patriota.

Respetado hasta por el enemigo

                El héroe de Mucuritas, El Yagual, Mata de La Miel, Carabobo, Las Queseras del Medio y otras batallas de las cuales salió victorioso, sufría ataques de epilepsia, enfermedad que se agudizaba al escuchar los primeros disparos del ejército enemigo. En uno de esos combates le empezaron las convulsiones que lo hacían caer del caballo, sus hombres trataron de ayudarlo en medio del ataque inclemente del enemigo, por lo cual lo dejaron solo e intentaron huir.
         Recuperado del ataque, Páez montó en su caballo y al ver que sus soldados se aprestaban a huir les ordena que ataquen, logrando derrotar no solamente a la caballería enemiga sino también a la infantería.
En la batalla de Mata de La Miel se acercó demasiado a las tropas realistas que le dispararon matándole el caballo. Sus hombres lo ayudan a levantarse y Páez  arenga a sus tropas para vengar a su caballo, cargando los llaneros dirigidos por su jefe, derrotando a los realistas.


QUESERAS DEL MEDIO ENEAS PERDOMO.mp3QUESERAS DEL MEDIO ENEAS PERDOMO.mp3
2335 K   Reproducir   Descargar  
LA MARCHA DE PAEZ ENEAS PERDOMO.mp3LA MARCHA DE PAEZ ENEAS PERDOMO.mp3
2614 K   Reproducir   Descargar  

Salvado por un realista en Carabobo

El General Páez estuvo a punto de morir en la batalla de Carabobo: una vez más, al comenzar la batalla le sobrevino un ataque de epilepsia, dejándole sin conocimiento en medio de un tropel de enemigos. El Libertador de los llanos  sobrevivió gracias a la ayuda ue recibió en pleno combate, de un llanero realista -el Comandante Antonio Martínez-, de la caballería de Morales. Martínez tomó las riendas del caballo de Páez y lo montó, poniendo  en el anca a un teniente de los patriotas llamado Alejandro Salazar, alias Guadalupe, para sostenerlo en la silla y lo devuelto a las filas patriotas, en vez de hacerlo prisionero.

Bolívar como pirata

Simón Bolívar no escatimo esfuerzos para conseguir la libertad de Venezuela y para eso se unió a diferentes hombres, sin importar su condición. Uno de los hombres que ayudo a Simón Bolívar en esas luchas fue Luis Brión, famoso corsario, cuya principal ocupación era organizar emboscadas en contra de los barcos españoles en nombre de la corona inglesa.
Esta alianza comenzó en 1815, cuando se organizó la renombrada Expedición de Los Cayos, integrada por piratas que habían peleado en Cartagena. Debido a problemas entre Bolívar con Montilla y Bermúdez la expedición casi se destruye, pero por su liderazgo entre los corsarios, Brión impone la jefatura de Bolívar.
Un bergantín y seis goletas –Mariño, Brión, Constitución, Piar, Conejo y Fenez- integraban la expedición de Los Cayos, que partió tres meses después, conformada por piratas y 250 soldados, 400 fusiles, pólvora, plomo y pequeñas piezas de artillería en los buques.
El bergantín llamado "General Bolívar" conduce a Luís Brión y a El Libertador y se enfrentan en Los Frailes en donde se combate a las fuerzas españolas abordando como cualquier pirata cuando tomaban un barco. Mientras el caraqueño peleaba en uno de los camarotes de la embarcación rezaba por Josefina Machado su amante; por la cual se comenta que Bolívar detuvo la expedición por esperar un barco que la traía a su lado.
En este enfrentamiento triunfan los patriotas, con Bolívar y el curazoleño Brión al frente. Sin embargo, la expedición contra Venezuela  fue un completo fracaso, pues al desembarcar surgió el rumor de que las fuerzas españolas eran superiores y la tropas patriotas entraron en pánico,  abandonando las armas y municiones a la orilla de la playa.
Igualmente dejaron a su jefe Bolívar junto a Josefina Machado en el más completo abandono, al punto que El Libertador hasta pensó en quitarse la vida pero el francés Videau se devuelve en una canoa y los rescata. Parte de la otra tropa se dirigen a unirse a las guerrillas de Monagas y Zaraza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada