Páginas

viernes, 17 de agosto de 2012

¡Esta tierra mía! Jinetes que colean y cantan en las mangas





Cheo Hernández Prisco
Voz, canto, melodía y figura del coleo





Homenaje a Cheo Hernández Prisco 
(ARMANDO MARTÍNEZ) 
http://youtu.be/WsnZ_W3PI80


JOSÉ MANUEL HERNÁNDEZ PRISCO es el nombre de pila del cantante criollo Cheo Hernández Prisco, considerado uno de los más fieles exponentes del canto llanero.  Cheo Hernández Prisco nació en el pueblo de Papelón (estado Portuguesa), terruño al cual le ha dedicado varias canciones de su inspiración. Su repertorio musical le da renombre a este pueblito portugueseño y además, con sus canciones dedicadas a las tardes de toros coleados, figuras relevantes, caballos y coleadores, va escribiendo la historia del coleo en Venezuela.
         Nacido y criado en el llano, trabajando de peón, nada más lógico que conozca a profundidad las sabanas venezolanas y que se aficionara desde pequeño (recuerda que a los 7 años de edad ya le gustaba) al coleo. Es cantante y coleador retirado. “Comencé a colear a los 18 años, pues mis padres siempre se negaron a que yo coleara”, relata.
“Coleo y música llanera van siempre juntos”, asegura este cantante vernáculo, quien ha dedicado la mayor parte de sus composiciones al coleo, las faenas llaneras. Su debut como coleador fue en una manga de su pueblo natal, Papelón; y su mayor satisfacción y lo que lo animó a seguir adelante y hacer carrera en esta fiesta criolla, fue que en ese debut derribó al toro, anotándose una coleada efectiva.  Veinte años estuvo Cheo Hernández Prisco activo en este deporte recio del llano.
       Recuerda que en 1979 se fracturó la tibia y el peroné coleando en la manga Juan Canelón, de Barquisimeto, estado Lara. Nadie sabe si fue casualidad, pero Cheo Hernández Prisco debutó como coleador en su pueblo natal portugueseño y se retiró del coleo en Portuguesa. “En 1986 dejé de colear luego de fracturarme la pelvis coleando en la ciudad de Araure, estado Portuguesa”, relata Hernández Prisco.
José Manuel Hernández Prisco ha producido 32 discos y un video en el cual hace una recopilación de todas sus composiciones,  con doce de sus mejores canciones, entre las cuales están su gran éxito A quien no le va a gustar, La Novia del Coleador, Sin ella no vivo, El caballo Amarillo, Siete Glorias del Coleo. “Cheo” Hernández Prisco es voz y talento premiados en el más importante premio que anhelan todos los cantantes de música criolla venezolana, el “Florentino de Oro” 1985.

El campeonato nacional Cheo Hernández Prisco

Otra gran recompensa a su trayectoria es que hay un Campeonato Nacional de Coleo que lleva su nombre. “Sentí una gran emoción cuando me enteré que una faena de toros coleados llevaba mi nombre, pero mi mayor alegría fue cuando la Federación Nacional de Coleo institucionaliza esa faena como Campeonato Nacional. Créanme que es una gran satisfacción para mí y mi familia”, señaló el cantante coleador en su momento.
Cheo Hernández Prisco es cabeza de la familia que creó con su esposa Magaly, unión de la cual nacieron cinco hijos: José Manuel, Ada Beatriz, Silawe Maeli, y los coleadores como él mismo, Carlos Armando y Manuel Alejandro. Cheo Hernández Prisco es perito agropecuario, profesión que ha compartido con el coleo, componer canciones y cantar.

Por aquí pasó, compadre 

De su destacada trayectoria en las mangas de coleo de Venezuela, hablan con voz recia:

* Dos (2) Campeonatos Nacionales. Categoría “B”, en San Juan de Los Morros, estado Guárico, y Valencia, estado Carabobo.
* Cinco (5) Campeonatos Nacionales, categoría “A”.
* Integró la selección del estado Lara durante los Juegos Deportivos Nacionales celebrados en San Cristóbal, estado Táchira, en 1978, obteniendo la medalla de oro por equipos.
* Coleando por el estado Monagas ayudó a ganar el campeonato por equipos, categoría “A”, en 1982, obteniendo el quinto lugar por individual con 10 coleadas efectivas y 2 nulas, en Maracay, estado Aragua.

El coleo deja cicatrices

* “En 1979 me fracturé la tibia y el peroné en la manga “Juan Canelón”, ubicada en Barquisimeto, estado Lara, y en 1986 dejé de colear luego de fracturarme la pelvis coleando en la ciudad de Araure, estado Portuguesa”.

Investigación y texto:
Elba Romero López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada