Páginas

viernes, 24 de agosto de 2012

Salud Las propiedades curativas de la naranja




Muguett Aguilar Cantante dejó esto para ustedes

  • LA NARANJA “Y sus Propiedades” 

         La naranja es una fruta que pertenece a la familia de los cítricos y el nombre con que la ciencia botánica la bautizó es Citrus Aurantium. Posee propiedades curativas que no todos conocen, salvo por su ganada popularidad en ser portadora de gran  cantidad de vitamina C, aunque esa no es su sola cualidad. En su jugo posee virtudes similares a otros cítricos pero, a su vez, contiene elementos que los otros no tienen, por eso la naranja ocupa un lugar específico dentro de los tratamientos de afecciones particulares.
        Nunca deberíamos dejar de comer naranjas en el tiempo en que se da esta fruta, pues el aporte vitamínico y mineral que nos otorga nos protegerá de enfermedades o estaremos más fuertes para enfrentarlas.
         De sabor rico, agradable, fuerte y sano, la naranja puede ayudarnos en tratamientos como por ejemplo:
    Enfermedades de la boca - Reumatismo - Gota 
    Palidez - Insomnio - Difteria - Estreñimiento 
    Tuberculosis - Catarros - Palpitaciones del corazón 
    Piedras o cálculos biliares - Jaquecas - Tifus - Fiebres 
    Acné - Mala digestión - Inapetencia - Intoxicaciones 
    Debilidad física - Epilepsia - Hemorroides - 
    Hipos recurrentes - Inflamaciones intestinales 
    Flatulencias - Enfermedades de la Próstata 
    Pancreatitis - Dolores estomacales - Obesidad
    Enfermedades de la vejiga - Trastornos urinarios 
    Problemas de ovarios, matriz - Cicatrizaciones
           Las naranjas no solo son ricas en vitaminas, también poseen sales minerales tan benéficas para nuestro equilibrio físico y emocional, como HIERRO, POTASIO, MAGNESIO, FÓSFORO, CALCIO, ETC.
            Tomar su jugo en estado normal, es decir, cuando no existe alguna enfermedad en el cuerpo, es aconsejable y muy recomendable para quien quiera conservar su buen estado y vitalidad. Pero sucede a veces que cuando ya existe una enfermedad, la cantidad de naranjas a tomar debe ser mayor para que surta un efecto, ya que tomar solo de vez en cuando no hará demasiado. Debe tomarse en cantidades grandes por espacio de 10 días para tener éxito.
         La forma más sencilla y, a la vez, agradable de tomar su jugo es mediante una extracción sea manual o con exprimidores, agregando un poco de azúcar si se desea. Si le resulta dulce de por si su jugo, no le agregue nada, pues siempre es mejor tomarlo en estado natural. Cuando las exprima no la guarde en el refrigerador, pues sus vitaminas y minerales se habrán perdido por una acción natural. Es importante que si hace esta cura de naranjas, ingiera comidas variadas y naturales, pocas frituras y ejercite su cuerpo, caminando durante el dia lo mas que pueda. 
          NO MEZCLE NUNCA VERDURAS JUNTO CON FRUTAS en una misma comida, eso hará que su digestión sea mala y no se aprovecharan las cualidades alimenticias. Excepto el limón que si puede tomarse durante las comidas, los demás jugos, es preferible tomarlos después.
        A CONTINUACIÓN UNA TABLA INDICADORA DE CÓMO HACER UNA CURA DE NARANJAS DURANTE 10 DÍAS EN DIFERENTES CASOS:
    * Trate de beber el jugo de las naranjas según el día por el que vaya con el régimen, a toda hora. No es necesario que tome el jugo de 25 naranjas de una sola vez cuando esté en el día 5° y 6°, esos días vaya contando las naranjas que ingiere durante el dia para que cuando finalice la jornada haya ingerido la cantidad requerida según la tabla, de igual forma hágalo con los otros días.
    * También es recomendable beber el jugo con un sorbete, pajita de plástico, o cañita para no perjudicar el esmalte dental, que en una cura de diez días no es abrasivo totalmente.
    * Es conveniente, además en esos días, tomar baños calientes de inmersión y usar una esponja o cepillo suave y enérgico para friccionar la piel, de esta manera ayudará a eliminar mejor los residuos que se depositan en la piel debido al efecto del jugo de naranjas que estará actuando depurativamente.
    * La naranja combate sustancias nocivas o pesadas del flujo sanguíneo y aporta vitalidad a las células para que cumplan mejor con sus funciones. Estas curas no dañan al físico, salvo que usted tenga algún inconveniente con la ingesta de cítricos, caso que debe consultar con su médico, no habrá ningún problema.
        Al transcurrir los días, usted notará que goza de una vitalidad mayor, su carácter habrá cambiado, estando de mejor humor, su físico se habrá depurado y logrará vivificar sus funciones.
         Si tiene niños trate de crearles la sana costumbre de comer frutas, no es necesario hacer este régimen para los mas chiquitos pero, ingerir naranjas asiduamente, no les causará daño, por el contrario estarán mejor preparados en su sistema defensivo corporal para enfrentar situaciones propias de épocas en que atacan resfríos y durante el desarrollo de la etapa escolar.
           No desestime el poder curativo de las naranjas. Beba su jugo e incorpórela a su dieta, haga una sana amistad con las frutas, que son portadoras de vida y ¡maravillese con sus resultados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada