Páginas

sábado, 4 de julio de 2015

El garrote encabullao



El Garrote Encabullao
https://youtu.be/4Da6RRBTNxI
Estudio Coral Barquisimeto

El Garrote Encabullao
https://youtu.be/eiRbmjaEa78
Isidro Contreras




Patrimonio cultural del municipio Morán, Lara
30 de agosto, Día del Juego del Garrote

1 Homenaje a San Antonio
https://youtu.be/1H97p0iuVXc
 Los Cantores de Carache
EL PICARO LOS GOLPEROS DE EL TOCUYO.mp3 
LA BATALLA LOS GOLPEROS DE EL TOCUYO.mp3 



Patrimonio cultural del municipio Morán, Lara
30 de agosto, Día del Juego del Garrote

Cuando salgo a parrandear, llevo el sombrero de lao/ y llevo debajo el brazo mi garrote encabullao” es el estribillo del golpe tocuyano “El garrote encabullao”, de Félix Morón.
“Mi compai Félix Morón/dice que es cuatriboleao/pero para mí no es nadie/sin su garrote encabullao/pásame el garrote mi negra,/pásamelo encabullao/no lo agarres por la punta/que en el medio está quebrao…”, continúa la melodía inspirada en este juego de palos, que es tradición en el estado Lara, decretado patrimonio cultural en el municipio Morán, capital El Tocuyo.
Además se estableció el 30 de octubre como Día del juego del garrote, en homenaje al nacimiento de León Valera, creador de la Escuela de las 7 líneas del juego de garrote. También por Acuerdo del 29 de mayo  del 2006 se  instituyó en el municipio Andrés Eloy Blanco, capital Sanare, el  31 de agosto como Día del empate del garrote y se declaró Patrimonio cultural municipal a su mentor Argimiro González
 El garrote encabullao hace referencia al empate o empuñadura, con uno o dos botones (anillos) que le dan al garrote el carácter de un arma para exponer la virilidad en el juego de palo. Argimiro González, conocedor a fondo de este juego, explica que “en sí, el garrote es un palo  y también es un instrumento para defensa o trabajo agrícola”. 

Desde antes de la Independencia

      “El primero que lo trajo fue León Valera, pero mucho antes, en tiempos del general José Antonio Páez ya se conocía este juego, al punto que hubo una prohibición de que el que se encontrara con las armas prohibidas sin licencia debía ser multado o tres días de cárcel”. Una de esas armas prohibidas era el garrote.
      En la antigüedad el hombre, por la necesidad de supervivencia y defensa, se vio obligado a crear instrumentos que le permitieran desarrollar el trabajo en el campo y la defensa personal. Para ello utilizó una serie de objetos como piedras, huesos, el metal y la madera. De esta última surgió una de las armas más primitivas que es el palo o garrote. En un principio era utilizado como un instrumento meramente de defensa contra los animales salvajes.
   El juego del garrote se hace en semicírculo, siguiendo las normas correspondientes y objetivos. Este juego de palos no tiene relación con el tamunangue, porque en esta suite folclórica se usan varas. “El tamunangue se baila con varas que simbolizan la vara de San Antonio, el garrote es un arte solo, separado del tamunangue heredado de nuestros ancestros”, refiere Argimiro González.

Argimiro González/Yaracultura.blogspot.com


     Sólo en el son de La Batalla hay un duelo de hombres parecido al garrote, donde los palos no se chocan, sino que uno ataca y el otro hombre se defiende con el cuerpo, mientras que en el juego de garrote hay enfrentamiento.
--En el juego del garrote hay  pasos  que se asemejan a algunos de las artes marciales, pero no es un arte marcial, sus figuras las crea el hombre, es decir, el jugador. En los libros que he escrito hay figuras que hicieron los grandes jugadores de otras épocas y las establecí para que se pueden repetir en los pueblos. Para jugar garrote no hay fecha.
    En el juego de garrote hay grados de conocimientos, que se llaman líneas, que están en el empate; las flores son de pelo blanco de ganado, en tanto que en el tamunangue es cosido con hilo amarillo, azul y rojo y  las flores son de color rojo, amarillo, azul y rosado para la mujer y para el hombre de otro color. Cada color simboliza los sones del tamunangue, mientras que en el garrote indica los grados del conocimiento.
     En “La Batalla” hay toque de palos o varas y es el nombre que recibe la introducción o permiso, sin el cual no se debe iniciar la danza que termina con el seis figuriao, para un total de siete sones.


 
Tamunangue: La Batalla

             Resultado de imagen para sones del tamunangue la batalla, imagenes  Resultado de imagen para sones del tamunangue la batalla, imagenes
Sones del Tamunangue, La Batalla

Con su permiso, San Antonio

Folcloristas e investigadores sostienen que La Batalla debe ser ejecutada por dos hombres, quienes solicitan el permiso a San Antonio a través de un “Duelo Ceremonial” para dar comienzo al pago de la promesa, requisito que es considerado por los capitanes mayores como el acto de bienvenida más importante que se le realiza con mucho respeto al Santo, con el cual los músicos recorren las principales calles de la ciudad, acompañando a los batalleros, que uno tras otro cambian de garrote para homenajear a San Antonio en sus fiestas patronales.
Los movimientos que se ejercitan en La Batalla corresponden a la primera línea del juego de garrote. En algunos pueblos los jugadores solo emplean tres o cuatro palos diferentes, que si son bien ejecutados engrandecen la ceremonia.
Primitivamente y desde su asentamiento inicial en 1545, los tocuyanos han usado el palo como un instrumento de lucha. A partir de la conquista europea el palo toma características especiales y se convierte a través de una fusión cultural, en una especie de juego floral con algunos aíres de carácter deportivo, que más tarde es incluido en la danza de los “Sones de Negro” conocido como el “Tamunangue“.
Es importante destacar que la introducción de esta danza, conocida como “La Batalla” es un duelo a garrote entre dos hombres a quienes se les denomina “Batalladores” o “Batalleros”, únicos autorizados para solicitar al Santo a través de “las varas de San Antonio”, el permiso para iniciar la promesa sagrada o profana. En esta parte el carácter mestizo se manifiesta más que en los otros siete sones que se ejecutan entre un hombre y una mujer.



 
Argimiro González, enseñando su arte


El Empate

El empate “es una artesanía, es una empuñadura confeccionada con hilo de colores, cabuya o cuero realizada en el extremo más delgado del garrote. El empatador es su artesano, o jugador de garrote. Anteriormente se llamaba encabullao. El garrote con el empate corriente representa que el estudiante ha logrado el aprendizaje de la primera línea del juego. Cada botón representa una línea y cada línea contiene varios palos de defensa y ataques diferentes”.

El garrote encabullao es común a Venezuela y otras naciones como Francia, Portugal, Egipto y España, (especialmente Las Islas Canarias) donde también tienen el juego de palo o garrote, que mantienen como un patrimonio cultural. En todos estos países se  hacen esfuerzos mancomunados para rescatar esta cultura e intercambiar ideas acerca del palo o garrote, es decir, que ambas naciones comparten la manera de jugar el palo o garrote, el tipo de danza o baile que lo caracteriza, entre otras aspectos.

A escondidas lo jugaron

Desde mediados del siglo XVIII, cuando gobernaba el General José Antonio Páez (1833-1857) hasta el gobierno de José Tadeo Monagas, el juego de garrote fue restringido. En el artículo 32 de la seguridad pública se estableció: “Se prohíbe el uso de toda arma suelta o alevosa, para evitar sus funestos efectos, y así mismo los garrotes en poblados como en el campo, en reunión”.
En la misma ordenanza, el artículo 34 instituyó que “El que se encontrara con alguna de las armas prohibidas sin la correspondiente licencia, pagará cuatro pesos de multa o tres días de cárcel. El que con garrote o asta de lanza, veinticuatro horas de arresto”.
Pero cuando algo se prohíbe más interés despierta, y así pasó en Venezuela. A pesar del decreto y de los castigos impuestos a aquellos que a duelo malograban a su oponente, el juego de garrote no desapareció, la enseñanza se trasmitía en familia muy secretamente de generación en generación.
Luego llegaron los canarios y se integraron a la agricultura en estos lados de América. Se trajeron sus costumbres y tradiciones que compartieron con los americanos, en un intercambio cultural de ambos pueblos, muy especialmente las tradiciones populares. Y por vía de esta conjunción cultural el juego de Garrote Tocuyano recibió nuevas influencias.
Dicen que la primera influencia fue de un experto en esgrima de espada, llamado Juan Venero, quien entrenaba con un inglés en el puerto de La Ceiba (estado Trujillo) del Lago de Maracaibo, quien enseñó a su hijo León Valera algunas técnicas de defensa con palo y estocadas con espada.
El joven León Valera, además del aprendizaje con su padre, había recibido clases de un método de juego de palo, que el inglés en agradecimiento por haberlo salvado de un pozo donde se estaba ahogando, le enseñó en varios viajes, que junto a su padre realizó al Puerto de la Ceiba.
  
Argimiro González, el hombre culebra

Resultado de imagen para El garrote encabullao, el empate, imagenes



A Argimiro González lo llaman desde niño El hombre culebra, alias que le identifica desde la vez que llegó un circo al pueblo y al terminar la función el niño Argimiro comenzó a doblarse como los acróbatas. El fotógrafo del pueblo le tomó una foto y le dijo que se parecía al “Hombre culebra” y así se quedó.
Argimiro González es el director de la Escuela de garrote León Valera, que funciona en El Tocuyo. Desde 1977 comenzó a escribir sobre artes marciales y en los años noventa sobre cultura popular específicamente sobre el juego del garrote y produjo tres tomos sobre el tema que lo hizo acreedor del V Premio Nacional del Libro (2004). Hoy es tallerista del Sistema nacional de las Culturas Populares, escribe libros sobre este tema del garrote y San Antonio. Actualmente está escribiendo un libro sobre el locutor Luis Gerardo Brito, a quien se conoció El Compadre Gerardo Brito, alias que le acompañó hasta su muerte, pues el conductor del programa radial Los Venezolanos Primero tuvo muchos ahijados.




@ElbaRomeroLopez



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada