Páginas

jueves, 21 de noviembre de 2013

El milagro de la perla


El milagro de la Perla

Galerón a la Virgen del Valle
José Ramón Villarroel
http://youtu.be/icGHXnlRI5U

Oh virgen del Valle Patrona de Oriente
http://youtu.be/2uOeOEuS7xQ
Los Caminanticos

Rauda, rauda
(Motivo guaquerí)
http://youtu.be/l5iCFRy9_wc
Autor e intérprete: Jesús Avila

  
la Patrona de Oriente, Nuestra Señora del Valle se la llama de diversas maneras. Muchos le dicen “La Virgen Linda”, otros la llaman “La Muñeca” por su rostro sonriente y angelical, millones se refieren a ella simplemente como La Patrona o la Virgen Marinera. Distintos nombres para la Virgen del Valle, la Patrona de los marinos, y siempre es la misma gran devoción.
Como quiera que se le llame, ella es la Santa Virgen del Valle, hacedora de milagros, que se venera no sólo en Venezuela, pues tiene devotos en todo el mundo. Su santuario en el Valle del Espíritu Santo, en la Isla de Margarita, está lleno de ofrendas que sus fieles han ido llevándole en pago de las promesas por los milagros concedidos.
Entre todos ellos destaca y conmueve el Milagro de la Perla, que un día un pescador margariteño, Domingo, y su esposa Juana, le llevaron en agradecimiento por haberlo salvado de que le amputaran la pierna que una raya le picó. 
Es uno de los más portentosos milagros que Nuestra Señora del Valle ha hecho. La devoción de sus fieles va más allá de cinco siglos.


Cuentan que un día un humilde pescador llamado Domingo, nacido en Punda, salió muy de mañana a pescar en las profundidades del mar de Margarita, con la ilusión de sacar del fondo las perlas más bonitas que allí abundan. Las perlas del mar de Margarita dieron renombre a la isla de Cubagua y dejaron asombrados a los conquistadores españoles, como narra la historia.
-¡Ayyy!, gritó el hombre de pronto, a leco tendido que se oyó hasta en la casa del Viento Norte y lo despertó.
Cuando revisaba el manto de coral, lo atacó con su filosa púa una raya que rondaba los criaderos de ostras. Con mucho esfuerzo salió a la superficie y llegó sangrante a la orilla, donde fue atendido por los lugareños que, en vano, intentaron parar la infección que había gangrenado la pierna.
La salud de Domingo y su futuro como pescador se vieron seriamente comprometidos y de nada sirvieron los remedios para sanar su herida.  La pierna se le ulceró hasta la rodilla y sólo su amputación podía salvarle la vida, lo que también significaba la muerte para un hombre de la mar. Ante un desenlace fatal, Juan, su mujer, invocó a la Santa Virgen del Valle.
Como pago a la intercesión divina de Vallita, Juanita le prometió llevarle la mejor perla que su esposo hallara el primer día de su regreso al mar, una vez curada su dolencia. En un hecho sorprendente, impulsado además por la gran devoción y los rezos de la esposa del pescador, la pierna de Domingo sanó a los pocos días.
De vuelta a su trabajo de pescador, Domingo se tiró al mar por el mismo sitio donde tuvo el accidente con la mantarraya, deseando encontrar una bonita perla para pagar la promesa que su esposa hizo a la Virgen del Valle. En el fondo halló una inmensa ostra sujeta al manto de coral.
Al abrirla, quedó maravillado y su rostro mostraba el asombro por tan espectacular descubrimiento. No era una perla común. Era una perla que asombrosamente delineaba la forma de su pierna y mostraba el rastro de su cicatriz. El portentoso hallazgo dejó admirados a todos en Punta y en toda Isla de las Perlas.
“Hoy la perla, en forma de pierna, puede ser admirada en un manto bellamente tejido que se expone en el Museo Diocesano del Valle del Espíritu Santo”, cuentan los cronistas neoespartanos.
En este asombroso hecho se inspiró el poeta, periodista y educador neoespartano, Jesús Marcano Villanueva (La Asunción, 1892-11/01/1943) para escribir en julio de 1906, en Caracas, el poema que les dejo aquí, El Milagro de la Perla.

Jesús Marcano Villanueva es también el autor del poemario El corazón que sabe amar. Desempeño importantes cargos, entre los cuales están el de Director de la imprenta del Estado Nueva Esparta; Director del Semanario El Heraldo de Margarita; columnista de los diarios caraqueños El Universal y La Esfera; y el de Cónsul de Venezuela en Puerto Rico



El milagro de la perla
                                      (Jesús Marcano Villanueva)

                   I                                              V
Margarita se perfuma                                  Voló el grito de Domingo
con los jazmines del alba,                             sobre la tierra bizarra
se ilumina con sus perlas,                             y hacia El Valle desde Punda
y se viste de esmeralda                                  como loca se va Juana
cuando el capricho celeste                                          VI       
la bendice con el agua;                                   Era el ocho de septiembre
pero nada le sonríe                                        Cuando Carúpano lanza
y la dora de esperanza                                  su cariño a Margarita
como la Virgen cautiva                                  por la Virgen de la gracia,    
en El Valle de la gracia.                                 Cuando El Valle está enfiestado
                        II                                            con la muchachas de Irapa,
La aurora suelta su trenza                            de El Pilar y Río Caribe:
sobre la mar desgreñada                               toda gente noble y sana
y va rompiendo zafiros                                             VII
la marinera piragua;                                     La Virgen está en su trono,
capitán de mar y viento                                 junto a su trono está Juana
es el marino de Juana,                                   los ojos clávanse en ella
la mujer más hilandera                                 y ella reza arrodillada,
que se conoce en la playa.                              Con una vela encendida
                        III                                           y en la Virgen puesta el alma:
Dicen las gentes que ella                               se le va la vida toda
Cuando el hombre se quejaba                        hacia la flor de la gracia.
del dolor de aquella pierna                                        VII     
herida por una raya,                                      Afuera y cerca del rio
a la Virgen del Oriente                                   el galerón se desgrana
y ardida de fe cristiana                                  entre bandolas y cuatros;
la fe del margariteño                                     toda la gente se alegra                      
que al hijo del diablo espanta,                      cuando abre sus labios Juana,
ofreció             la perla fina                                       para decir el milagro
que su marido pescara,                                  de la Virgen de la gracia
si le otorgaba el milagro                                           
de que la dolencia mala,                                            IX
dejara al pobre Francisco                              Al otro día temprano
ganarse la vida honrada.                               De viento y de mar picada
                        IV                                           iba rompiendo zafiros
Y es cierto que un día                                    la marinera piragua;
De setiembre y con el alba,                             capitán de mar y viendo
Cuando a Domingo el café                             es el marido de Juana,
Le llevó su noble zamba,                                la mujer más tejedora
Ambos vieron que la pierna                           que se conoce en la playa.
Estaba buenita y sana.
           X                                                                                XI
Ella se queda contenta                                   Domingo también es buzo
En el patio de su casa ,                                  de cabeza como llaman
Sentada en el viejo ture,                                 a esos hombres que no temen
Que es herencia de su mama,                         a cuarenta brazas de agua;
Dándole vueltas al huso                                y cumpliendo lo ofrecido
Para el hilo de la hamaca,                            a la Virgen por su Juana
Que son las margariteñas                              desde la borda del barco
Mujeres de alma tan blanca                         se tira desnudo al agua.
Como el algodón en copos,
Como la espuma del agua.

         XII                                                                    XIV
 A poco surge el cristiano                              Cuando a su casa  llegó
con su carga de esperanza,                            El hombre de la piragua,
y es un héroe bajo el cielo                              la mujer tenía tres onzas
sobre su rauda piragua                                 de hilo para la hamaca;
                                                                       y fue un día de aleluyas
Abre una concha y desea                                sobre el oro de la playa,
Encontrar la perla cara,                                El milagro de la Virgen
La perla de la promesa,                                como un lucero alumbraba,
Que a la Virgen hizo Juana,                          y en Porlamar y Juangriego,
Y sus ojos se deslumbran                             La Asunción y Santa Ana,
Cuando el milagro resalta;                            el milagro florecía
El barroque era una pierna                            volando de casa en casa.
Y era la pierna tallada,                                La gente así lo comenta
Como en la suya, la forma                            en aquella tierra brava
De aquella dolencia mala.                             Que con Fajardo se vino
                                                                       Al Valle de Los Caracas
                                                                       y fulgura en la bandera
en una estrella muy alta;
así lo cuenta el marino
de aquella Isla bizarra,
que tiene a Vicente Fuentes
para vivirla en el alba,
y a la Virgen milagrosa
para encenderla de gracia.

Representación del Milagro de la Perla en la impresión de Estampilla de IPOSTEL conmemorativa a los 500 años de Margarita que se celebró el 15 de agosto de 1998
Diseño y originación a cargo de Jorge Mier Hoffman

 

 La virgen escogió ser venezolana 

Nueva Cádiz fue azotada por la fuerza implacable de la naturaleza, y como único sobre viviente, la imagen de una Virgen que fue llevada por el mar hasta las playas de Porlamar.

Recopilación y texto:
Elba Romero López
@ElbaRomeroLopez



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada