Páginas

viernes, 15 de noviembre de 2013

Vicente Emilio Sojo



Vicente Emilio Sojo (Guatire, 8 de diciembre 
de 1887 - Caracas, 11 de agosto de 1974)


Cinco piezas venezolanas

El 8 de diciembre de 1887 nació en Guatire, el musicólogo, educador y compositor venezolano Vicente Emilio Sojo. Nacido en el seno de una  familia relacionada con la música, pues sus dos abuelos eran Maestros de capilla, este gran músico del siglo XIX fue igualmente intérprete, recopilador, arreglista, fundador, director y maestro de música.
A los 9 años de edad (1896) inició sus estudios de música bajo la tutela del profesor Régulo Rico. El hijo único de Luisa Sojo y Francisco Reverón López, nació y creció en la pobreza, estrechez económica ésta que determinó  que solamente pudiera cursar primero y segundo grado de instrucción primaria.
Por esta misma causa Sojo debió trabajar desde niño como vendedor ambulante, torcedor de tabaco y, ya de adulto, como pintor de brocha gorda.  La niñez y adolescencia la vivió entre Guatire, Petare y Chacao y después de 1906 se estableció en Caracas donde su precaria economía no cambiaría sino hasta después de lograr fama como músico.

Músico más que militante político

Vicente Emilio Sojo no fue hombre de permanecer indiferente ante los acontecimientos políticos que vivía el país; ni de voltear para otro lado como si lo que pasaba no fuera con él o no le afectara. Por ello en 1936 formó parte del Partido Democrático Nacional (PDN) y en 1941 fue miembro fundador de Acción Democrática, partido por el cual fue electo diputado a la Asamblea Nacional Constituyente de 1947.
Más de una vez “metió la mano” por algún perseguido político durante la dictadura militar (1948-1958), y por último, en democracia, salió electo senador de la Republica por dos períodos (1959 y 1968). Se desempeñó bien como político, pero era fundamentalmente músico. Nunca se consideró político... él era músico, cuentan sus biógrafos.
En 1926 se casó con Ifigenia Montero Puche, unión de la que nacieron cuatro hijos, y solo dos llegaron a la adultez: Efrén Vicente y Pablo. Enviudo en 1932, se casó nuevamente en 1948 con Hilda Crouzet, pero se divorciaron al año de casados.
Vicente Emilio Sojo se mudó en 1906 a Caracas, donde ingresó a la Escuela de Música y Declamación,  al mismo tiempo que continuó su autoaprendizaje de Humanidades. Fue por estos años cuando se inició en la composición.

El músico autodidacta

Siendo un muchacho de primaria, su maestro de escuela Régulo Rico lo invitó a formar parte de su orquesta, la Unión Filarmónica, idea que no entusiasmó a la madre del muchacho, pero que apoyó su tío Casimiro Sojo, que era guitarrista. El joven Sojo aprendió a tocar guitarra clásica, uno de los muchos instrumentos que dominó.
El aventajado estudiante fue un autodidacta en el aprendizaje musical y la ejecución de diversos instrumentos, entre ellos el bombardino, trompeta, trombón, clarinete, tuba y flauta; y  también aprendió mucho sobre música leyendo libros de autores conocidos y amigos suyos. Con este devenir Sojo fue haciéndose un músico experimentado y completo, conocedor de los secretos de la música. Los maestros Julián Tovar y Carlos Acevedo influyeron en su formación.
Se hizo un músico consumado. Tras nueve años de aprendizaje con Régulo Rico, y establecido en Caracas, Sojo buscó su integración a la elite musical de la gran ciudad, ingresando en 1910 –como quedó escrito párrafos arriba-, a la Escuela de Música y Declamación, que formaba parte del Instituto de Bellas Artes de Caracas.
Con el maestro Andrés Delgado Pardo recibió clases de Armonía, aunque él aseguró años más tarde que su verdadero maestro fue Hilarión Eslava y su “Tratado de Armonía”.
Vicente Emilio Sojo fue miembro de la Sociedad Amigos de la Música, fundada en 1914 y en la cual compartió aprendizaje y conocimientos con Juan Bautista Plaza, José Antonio Escobar y María Luisa Escobar, entre otros músicos. Esta institución tuvo una duración efímera, de forma similar a otros intentos de músicos de la época.

El Maestro Vicente Emilio Sojo

Foto-MaestroSojo.jpg

Quirpa Guatireña
(Recopilación: Vicente Emilio Sojo)
Cántico


En 1921 Sojo se desempeñó como profesor de Teoría y Solfeo en la Escuela de Música y Declamación, destacándose en este rol por su profesionalismo, responsabilidad y dedicación. En 1936, se separó la Escuela de Música y Declamación de la Escuela de Bellas Artes y se le cambió el nombre a Escuela Superior de Música. Allí la iniciativa y fama adquiridas lo llevaron a ocupar la dirección del Instituto.
Como director de este instituto Sojo renovó la enseñanza musical en Venezuela, comenzando por el aumento del número de las cátedras; y le dio un rango superior al aprendizaje de la cátedra de Guitarra, al frente de la cual puso al maestro Raúl Borges, con destacados exponentes de este instrumento, como  Antonio Lauro, Diego Riera, Alejandro de La Torre y Alirio Díaz.
Al frente de la Cátedra de Historia de la Música estaba Juan Bautista Plaza, quien hizo un trabajo extraordinario en lo relativo a la edición de material bibliográfico y de restauración de obras manuscritas. Trasformó la Cátedra de Armonía en Cátedra de Composición, que dictó él mismo hasta su retiro en 1964.
Su excelente desempeño como maestro rindió frutos en quienes serían después los compositores y maestros más relevantes del siglo XX. Entre ellos sobresalen:
Antonio Estévez                                    Antonio Lauro          Ángel Sauce                Evencio Castellanos   
Clemente Laya        Gonzalo Castellanos,
Luis Felipe Ramón y Rivera   
Modesta Bor          Moisés Moleiro                 
Teo Capriles 
José Antonio Abreu                     
Nazyl Báez Finol 
Inocente Carreño      Federico Ruiz
Simón Díaz, entre otros.

Vicente Emilio Sojo El Fundador

Vicente Emilio Sojo fue el Maestro de maestros y es el músico más representativo de la Venezuela contemporánea. Fue el fundador en 1928, del Orfeón Lamas y de la Orquesta Sinfónica de Venezuela (1930), organismos que, junto a la Escuela Superior de Música, fueron significativos en el desarrollo de la música venezolana.
El Orfeón Lamas surgió de un grupo improvisado de canto carnavalesco del año 28. Tuvo vigencia hasta 1962, cuando desapareció del escenario musical. A partir de estas iniciativas del maestro Sojo se produjo el enriquecimiento del ambiente musical de la capital. La Escuela, el Orfeón y la Orquesta contribuyeron a consolidar un verdadero movimiento musical en la Venezuela contemporánea, con el maestro Sojo como el principal impulsador.
La creación de estas instituciones inspiró el surgimiento de corales, filarmónicas, estudiantinas, sinfónicas, que han logrado incluso el reconocimiento internacional. La Orquesta Sinfónica Venezuela es una de las obras más trascendentes de Vicente Emilio Sojo, la cual sigue activa, dando frutos, formando más músicos.

Al rescate de la identidad nacional

Muy preocupado por la pérdida del sentimiento nacionalista, Vicente Emilio Sojo desarrolló una perseverante labor de rescate, recopilación y restauración de las obras de autores venezolanos de los siglos XVIII, XIX y principios del XX.
El material valioso para esta tarea de sembrar la identidad nacional se halló entre las paredes de la antigua construcción de la Escuela. A partir de una serie de partituras de la época colonial halladas en esas paredes, el maestro Sojo delegó en Juan Bautista Plaza y varios alumnos aventajados la restauración de estas joyas que se fueron publicando en cuadernos y grabaciones a lo largo de diez años de trabajo desde 1935.
De entre esos alumnos aventajados, Sojo encargó al músico Teo Capriles para buscar en todos los rincones del país rastros de la música popular y religiosa. En ese cometido Capriles viajó durante 30 años junto a otros condiscípulos suyos por todos los lugares de Venezuela donde hubiese carreteras, buscando lo más exquisito de la música popular y religiosa, para luego armonizarlas y darlas a conocer al mundo por cualquier medio.
Al final este equipo logró recabar más de doscientos cincuenta títulos, que forman parte del acervo musical venezolano.
Entre esas melodías olvidadas, estaba lo mejor logrado en Guatire hasta la época, rescatándose obras escritas por Elías Calixto Pompa (K-Listo), Henrique León, Régulo Rico, Gregorio Ascanio, Julián Tovar, Blas María Tovar, Carlos Acevedo y Jesús (Chucho)María Muñoz; además de las coplas de la Parranda de San Pedro y San Juan.

Producción musical

Su admiración por Mozart, los aires de cambio de principios del siglo XX, sus estudios autodidactas sobre el pasado musical venezolano, las necesidades de la Escuela , el Orfeón y la Orquesta se reflejan en la amplitud de su extraordinario quehacer musical, plasmado en sus composiciones, entre las cuales sobresalen:
·       Misa Coral (1918)      
·       Misa Cromática (1922)
·       Misa Blanca a Santa Eduvigis (1925),
·       Palabras de Cristo en el Calvario (1925)
·       Polifonía     (1928) Compuesta con motivo de la fundación del Orfeón Lamas
·       Misa Breve (1933)
·       Misa para Santa Cecilia (1953)
·       Por la cabra rubia
· Serenata, primeras composiciones polifónicas profanas sin acompañamiento, escritas en Venezuela.
·       Hodie super nos fulgebit lux
Además compuso salves, motetes, cánticos
     En reconocimiento a su esmerada actuación, en 1951 Vicente Emilio Sojo recibió el Premio Nacional de Música de Venezuela. De igual manera, en su honor se creó el Premio Vicente Emilio Sojo, además de los reconocimientos de corte internacional.

Vigencia y trascendencia de Sojo

Cantoría infantil del Conservatorio Vicente Emilio Sojo
(México)

Los largos años dedicados por Sojo a la investigación, rescate y producción musical se reconoció con galardones que le otorgaron en todos los ámbitos de la sociedad. Inclusive se creó  un premio con su nombre. Su legado a través de las áreas desarrolladas y sus escritos fue el afianzamiento del sentimiento nacionalista, junto a la divulgación internacional de un movimiento musical sólido, continuado por sus discípulos.
Y de igual manera, la Fundación Orquesta Sinfónica  de Venezuela, la Fundación Vicente Emilio Sojo, la Escuela Superior de Música, hoy llamada “José Ángel Lamas” y una red de instituciones similares, que mantienen su vigencia y presencia en la historia musical de Venezuela.
En 1930 fue director del Orfeón Lamas. En ese mismo año fundó la Orquesta Sinfónica de Venezuela, una de sus obras más significativas, a la cual se dedicó con ahínco, siendo a la vez fundador, director musical y su principal impulsor.
En 1940 junto a otros compositores, preparó su primer libro con obras para niños venezolanos. En 1944 se graduó la primera promoción de compositores que estudiaron bajo la tutela de Sojo en la escuela de música José Ángel Lamas.
A Vicente Emilio Sojo se le atribuye la creación de la escuela moderna de música en Venezuela. Para el Orfeón Lamas compiló y armonizó más de 200 canciones populares y del folclore, logrando un rescate significativo de las tradiciones musicales del país.
Sus restos reposan en una cripta debajo del Templo Parroquial de la ciudad de Guatire. En su honor se creó la “Fundación Vicente Emilio Sojo”, instituto de investigación y difusión de la música venezolana y latinoamericana. 





Obras

1911 Himno a Bolívar
1912 Romanza sin palabras
1913 Cuarteto en Re, para cuerdas
1914 Partitura para festiva
1914 Tres motetes para la iglesia Santa Capilla
1915 Misa Coral
1918 Salve Reina
1920 Obertura Treno
1922 Ave María
1923 Misa Cromática
1924 Ocho responsorias y un Te Deum
1925 Palabras de Cristo en el Calvario
1926-1927 27 canciones de ayer.
1928 Por la Cabra Rubia
1929 Requiem Inmemorian Patris Patriae
1930-1933 Misa Breve
1935 Misa a capella en honor a Santa Efigenia y a su fallecida esposa, La Noche, La Carretera, Rondel Matinal y Hondie nos Fulgebit Lux
1939 Tres canciones infantiles
1952 Tres piezas para guitarras
1953 Misa para Santa Cecilia
1958 10 canciones infantiles venezolanas
1964-1969 9 Canciones infantiles





O María

Orquesta Sinfónica de Venezuela & Orfeón Lamas
Director
Vicente Emilio Sojo
Caracas, Venezuela,
10 de diciembre de 1814
Solistas
Carmen Liendo & Teodoro Capriles
Registro de grabación 21 de marzo de 1956
Teatro Municipal de Caracas
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Fotografía
Nelson Naveda Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006



O vos Omnes

Autor
Henrique León
Caracas, Venezuela
1854-1895
Orquesta Sinfónica de Venezuela & Orfeón Lamas
Director
Vicente Emilio Sojo
Solista
Teodoro Capriles
Registro de grabación 21 de marzo de 1956
Teatro Municipal de Caracas
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Fotografía
Nelson Naveda
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Qualis est dilecta nostra

Autor
Pedro Nolasco Colón
17¿-? - 1813
Orquesta Sinfónica de Venezuela & Orfeón Lamas
Director
Vicente Emilio Sojo
Solista
Carmen Liendo
Registro de grabación 23 de marzo de 1956
Teatro Municipal de Caracas
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Fotografía
Nelson Naveda
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Elba Romero López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada