Páginas

miércoles, 23 de octubre de 2013

Adiós, A Ocumare


Maestro Angel María Landaeta

Versión Antonio Lauro


Antiguo Palacio de Gobierno del Estado Miranda 
en Ocumare del Tuy (foto http://tucuy.wordpress.com



¡Adiós! A Ocumare
Valse de Ángel M. Landaeta (Música)
Letra: Gregorio José Timotes 

♫Si por cruel imposición abandono tu valle
temo que mi corazón por la pena estalle,
y si por sino infeliz nunca más volveré,
ay, Ocumare, ay de mi, no se por qué me fui
ni cuando volveré.
El Tuy es muy dichoso en su correr,
pues no te abandona aunque se va
cuando felizmente en su vagar
cruza de las vegas hacia el mar.
Envidia me causa en mi dolor
al ver el frescor de su vergel
y besa tus plantas siempre fiel
sin decirte nunca adiós.



El origen de este famoso valse del compositor ÁNGEL MARÍA LANDAETA se ubica en el año 1904, cuando por vía de la Constituyente se creó el nuevo estado Miranda y se trasladó la capital a los Valles del Tuy, más exactamente a la población de Ocumare del Tuy, decisión que derivó en quitarle a Petare la categoría de Capital que ostentaba desde la Constituyente de 1864, cuando se creó el Estado Caracas, al cual luego se denominaría Bolívar, que también formó parte del Gran Estado Guzmán Blanco y del gran Estado Miranda integrado por los actuales Miranda, Aragua, Guárico y Nueva Esparta.
Cuenta la historia que el General Castro volvió a los 20 estados del federalismo zamorano y en el Tuy se denominaron los Distritos Lander (Ocumare, Yare y Quiripital), Paz Castillo (Santa Lucía y Santa Teresa) y Urdaneta (Cúa Y Charallave). Tal disposición gubernamental disgustó a los petareños, “especialmente los funcionarios gubernamentales que tenían que dejar sus querencias y trasladarse al Tuy, sede de la nueva capital…
Entre los funcionarios que debieron partir a Ocumare estaba Don Ángel María Landaeta, quien ejercía de forma simultánea el cargo de secretario de un Tribunal de Primera Instancia, músico ejecutante del violín, compositor e integrante de la Banda Oficial del Estado dirigida por el músico Germán U Lira, autor de la música del Himno del Estado Miranda.

¡Adiós! A Ocumare

Don Ángel se inspiró y compuso este famoso valse, “¡Adiós! A Ocumare” composición por la cual entró en la historia musical de Venezuela. Es, justamente por esta composición que más se recuerda a este músico del siglo XX pasado. El valse era el ritmo de moda en la época pues era el preferido del General Castro.
La musa de Ángel María Landaeta concibió a “¡Adiós! A Ocumare”, como un homenaje al pueblo que debía dejar. Era la despedida expresada en ritmo de valse, instrumental. La primera vez que se interpretó esta renombrada pieza musical fue en Petare, con “la Orquesta dirigida por el Maestro Gemán U. Lira, Landaeta en el violín, Manuel Yélamo como flautista, Alejandro Gerentes, Contrabajo, Juan Bautista, Clarinete, Bernardino García, Tromba y los hermanos del maestro Lira: Domingo y Rafael, Bombardino y flauta, respectivamente”
La pieza, que hoy es un clásico de la música venezolana, fue todo un éxito desde el primer momento, contando desde su nacimiento con el aval político de las autoridades gubernamentales: Castro la hizo su favorita en los bailes desde el primer día en que la escuchó. El General Benjamín Arriens Urdaneta, Presidente del Estado Miranda y primero que ejerció el cargo en Ocumare del Tuy, le ordenó a la Banda que siempre la tuvieran en su repertorio, en las retretas y bailes que amenizaban.
Y tal como ocurre con las piezas musicales populares, los habitantes de Ocumare del Tuy la hicieron suya, a pesar de la dedicatoria a Petare. Luego en el año 1927, esta vez por disposición del General Juan Vicente Gómez, se trasladó la capital del Estado Miranda a la ciudad de los Teques.
 La tradición considera que esta pieza musical es emblemática de Ocumare y así se acepta, no importa el origen y la intención del maestro Landaeta. Lo importante es que desde comienzos del siglo XX está  en el corazón de los tuyeros. Andando el tiempo se le adaptaron unos versos.
     
Enredo linguístico

Escribir y leer correctamente el castellano venezolano ha venido sufriendo desde siempre ataques frontales, que se pueden transformar en cambios peligrosos. Veamos. No es igual escribir, por ejemplo, Adiós, a Ocumare, que decir e interpretar el significado –totalmente distinto al anterior- de Adiós a Ocumare. La primera expresión indica despedida y enuncia partida a otro lugar, en este caso, Ocumare.
Es exactamente igual a cuando se escribe mal una cifra matemática, como por ejemplo, 50,25 bolívares fuertes, que no es igual ni tiene el mismo valor de 5.025,oo, ni 525 bolívares fuertes.
Con ¡Adiós! A Ocumare pasó que un día un locutor de radio presentó la pieza de Ángel María Landaeta sin la entonación debida –por desconocimiento del origen de la pieza, escasa documentación sobre la música venezolana, descuido o apresuramiento-; y desde entonces todos los presentadores de radio repiten el error, sin tomar en cuenta la desinformación y datos falsos que han venido multiplicando años tras años. De un siglo a otro.
·       ¡Adiós! A Ocumare es la forma apocopada de decir “adiós, me voy a Ocumare”; es despedida, alejamiento, separación, ausencia, distancia. Es el sentido exacto del nombre de este valse, totalmente diferente a
·       Adiós a Ocumare, que se entiende fácilmente como “me voy de Ocumare”, o “nos vamos de Ocumare”, o “dejamos a Ocumare”.

 “Así son las cosas” decía Oscar Yánez. 

Versiones de ¡Adiós! A Ocumare

Adiós, a Ocumare
César del Avila
http://youtu.be/aG5FeyUsrbw

Aldemaro Romero y su Orquesta
http://youtu.be/hUIztliEcA0

1 Encuentro de Jóvenes Solistas
http://youtu.be/MNJUFbjn0VE

“Adios a Ocumare” - Cantares Venezuelan Choir
http://youtu.be/oQ2G1vujmV8


Gracias a Luxtel por identificar al autor de la letra

Elba Romero López


6 comentarios:

  1. La reseña es absolutamente fidedigna. Al respecto, debo añadir que la letra pertenece a GREGORIO JOSE TIMOTES, según se cita en distintas fuentes.

    ResponderEliminar
  2. Este es un cuento chino inventado por una mente fantasiosa.
    La letra de la canción es muy elocuente y expresa sin lugar a dudas el dolor del autor por tener que dejar a Ocumare, una vez cumplida su misión y tener que regresar por donde vino.
    En la primera estrofa dice: "Ay Ocumare, ay de mí, no sé por qué me fuí ni cuando VOLVERÉ".Luego compara su partida con el correr del Tuy, al que califica como "dichoso en su correr, pues no te abandona aunque se va".
    Finalmente, expresa su envidia por el Tuy que, al contrario suyo, "besa tus plantas siempre fiel, sin decirte nunca adiós".
    Más claro no canta un gallo. El autor de la reseña, debió siquiera leerse la letra de la canción antes de escribir pendejadas!!!

    ResponderEliminar
  3. Increible, es la unica vez que he visto el titulo de esta canción bien escrito Adios, a Ocumare. Simple pero la diferencia de la coma cambia por completo el sentido. Gracias amigo por tu excelente articulo. Es la primera canción que recuerdo haber escuchado, la oi de un indio que tocaba con un arco cuya cuerda se colocaba en los dientes y hacia la resonancia

    ResponderEliminar
  4. muy bello el contenido de esa canción, existe la posibilidad de verlo en un pentagrama, estoy iniciando los pasos para tocar cuatro

    ResponderEliminar
  5. muy bello el contenido de esa canción, existe la posibilidad de verlo en un pentagrama, estoy iniciando los pasos para tocar cuatro

    ResponderEliminar
  6. Amigo, podría ayudarme con unos datos biográficos de Ángel María Landaeta?
    Fecha y lugar de nacimiento, fecha de muerte, algo de su vida musical

    ResponderEliminar