Páginas

miércoles, 23 de octubre de 2013

Telésforo Jaimes, gran músico de dos siglos


TELESFORO JAIMES
La música de dos siglos
(1874 - 1905)

Puente Blanco, San Cristóbal de Las Casas, estado Táchira


Pluma y Lira
http://www.goear.com/listen/b1adeb4/pluma-y-lira-valse-justo-telesforo-jaimes
El Campo está florido
http://youtu.be/GBdSjjphPO8
Entre amigos 
Teléforo Jaimes


“Pluma y Lira” y “El campo está florido” son dos de las composiciones más reconocidas del compositor TELÉSFORO JAIMES, de extracción llanera y tachirense adoptado y querido como un andino de excepción, de destacada presencia e inolvidable en el recuerdo de los tachirenses de dos siglos.
El lugar de nacimiento de Telésforo Jaimes aún está en discusión y de allí que lo único verdaderamente cierto es que Justo Telésforo Jaimes nació en Venezuela, en el llano, porque su lugar exacto de nacimiento algunos biógrafos lo ubican en Palmarito, otros en Barinas y muchos más dicen que nació en Guasdualito.
En el estado Táchira se da por seguro que este prolijo músico, testigo de dos siglos, es tachirense: Telésforo Jaimes nació en Guasdualito, y fue uno de esos arreadores de ganado que llega aproximadamente para 1890 a San Cristóbal, y era la zona de La Sabana, la preferida para salir a pasear a caballo, reseñan todavía los diarios tachirenses al hablar del autor de valses y bambucos que son hoy clásicos del folklore venezolano.
Y si como dicen, uno no es de dónde nace sino donde se cría, Telésforo Jaimes entonces fue tachirense, porque en San Cristóbal, estado Táchira, creció, se educó y allí murió. En la capital tachirense se formó como ciudadano y trabajó en el campo y en la ciudad, en las faenas llaneras y en la música.
En San Cristóbal desarrolló Telésforo Jaimes su fructífera labor de músico polifacético, que fue a un tiempo autor académico y compositor popular y ejecutante de los instrumentos musicales típicos de la región andina, entre ellos, el violín. Allí dejó la dualidad de su inspiración, expresada de manera firme en la alegría de sus joropos y en la romántica fluidez de sus valses.
Allí realizó su obra musical y formó la contextura de la misma, andando por los barrios y calles de una villa romántica como el manojo de sus emociones y de sus recuerdos.

Telésforo Jaimes fue el valse

A Telésforo Jaimes se le considera uno de los más fieles exponentes del valse, cuestión que ratifican sus composiciones en este ritmo de raíz europea, “El campo está florido”, “Entre amigos”, “Pluma y Lira” Noche de Luna, Rayito de Sol y “El Ave canta”, sus composiciones más conocidas y las de sabor andilianero. Igualmente se nota su excelencia en sus joropos, entre ellos el de referencia obligada, “Punta de Soga”.
A San Cristóbal y todo el estado Táchira cantó y dibujó musicalmente. Y todavía la brisa de tierra llana repite los acordes de su musa, cada vez que la luna relumbra en su espejo sobre las ondas del río. Y si en San Cristóbal se hizo compositor a ella supo Telésforo Jaimes dar su corazón y entregar sus huesos, en 1918. A San Cristóbal ofreció su cuerpo al final de su vida. Fue tachirense, sin duda alguna.

Partitura original



Recopilación, investigación y texto
Elba Romero López

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada