Páginas

sábado, 29 de noviembre de 2014

La Flor de Cojedes y otras parrandas





            Los estados Aragua, Carabobo y Cojedes comparten la tradición de las parrandas decembrinas, las cuales muestran la influencia hispana. Estos conjuntos de la región central interpretan por igual aguinaldos y cantos de parrandas, con participación de varios solistas que improvisan temas alusivos al Niño Jesús, los vecinos, lo humano y lo divino.
Las parrandas de la costa aragüeña, en cambio, tienen más presencia de la mezcla afrovenezolana. Los cantos de parranda se acompañan con cuatro, furruco, guitarra, tambora, chapero, tres y maracas, instrumentos que ratifican el mestizaje presente en estos conjuntos.
Cada conjunto lleva una bandera y una estrella, usan sombreros y unos pañuelos sobre los hombres con los colores que identifican al grupo. La tradición también se extendió hasta Lara y Yaracuy.
Este grupo suma a sus nutridos méritos interpretativos, la divulgación social de un arte que, desde la era colonial, convoca a centenares de cultores y que es reconocido en los tratados de la parranda nacional como parranda cojedeña. Dicha manifestación es un ejercicio de la religiosidad popular venezolana de origen campesino. Se orquesta en la capacidad de improvisación poético-musical de sus intérpretes y, simboliza un legado de ancestrales prácticas de la cultura llanera, apuntó en el citado trabajo de la Unellez, el investigador Isaías Medina López, autor y prologuista del mismo. http://letrasllaneras.blogspot.com/2010/01/cantos-de-parranda.html


La Flor de Cojedes



         La historia de estas parrandas comenzó con La Flor de Cojedes, creada el 13 de noviembre de 1933, en Punta de Mata, municipio Falcón, estado Cojedes, basada en el grupo “Los Camachitos”, fundado en 1928, por los hermanos Isaías, Manuel y José Rafael Camacho y su padre, Rafael Camacho.
         Se la tiene como la primera parranda surgida en Venezuela y  se la identifica como “el grupo con la orquídea del canto en su pecho”. La Flor de Cojedes es Patrimonio Cultural del municipio Tinaquillo, desde el 25 de abril de 2005. También tiene la Orden Ciudad de Tinaquillo, en su Primera Clase, otorgada por la Alcaldía de este municipio cojedeño.
Después de La Flor de Cojedes surgieron otros conjuntos de Parrandas que ampliaron la oferta de esta pauta musical. La mayoría de las parrandas se formó en la primera mitad del siglo XX. Era el tipo de música que los cojedeños, carabobeños y aragüeños, junto a los larenses y yaracuyanos, usaban para festejar, cantando por la calle, en sus casas y en las de los vecinos. Y, apoderados del sentir de los habitantes de estos estados, los parranderos se hicieron parte de la temporada decembrina.
La radio, en principio, y más tarde la televisión, impulsaron la expansión de La Flor de Cojedes, La Rival CojedesLa Verde Clarita, La Rival Clarita, La Roja Imperial, La Unión Santa Elena, La Unión de Chirgua (¿desde 1900?), Los Turpiales de Aragua, entre otras parrandas de renombre, surgidas la mayoría de ellas en el ambiente de los centrales azucareros.
         La Flor de Cojedes fue fundada por mi padre, José Rafael Camacho, junto a sus hermanos Isaías, Manuel y su compadre José Romero, el 13 de noviembre de 1933, en el sector Punta de Mata, Tinaquillo, relató Rafael Camacho, hijo de uno de los fundadores e integrante de esta organización, citado en el trabajo de investigación “Estudio poético del cancionero de La Flor de Cojedes” (UNELLEZ, Código 34105101) publicado con ocasión de los 75 años de La Flor de Cojedes, en el año 2008.
“Esta agrupación se origina de la parranda Los Camachitos, que había creado mi abuelo, Rafael Camacho, en 1928”, contó Rafael Camacho.


 POR QUE LLORA EL NIÑO LA VERDE CLARITA.mp3 
 LOS AMIGOS LA VERDE CLARITA.
 EL NIÑO UNION SANTA ELENA.
EL REDENTOR LA RIVAL CLARITA.mp3

                      Primera grabación  de La Flor de Cojedes

Canto a los patriotas (1987), autor: José Hurtado


Canto a Venezuela con todo mi amor

tierra de Bolívar el Libertador, 
tierra de Bolívar el Libertador, 
canto a Venezuela con todo mi amor.

El General Páez y el Negro Primero 

se cubren de gloria junto a sus llaneros, 
se cubren de gloria junto a sus llaneros, 
el General Páez y el Negro Primero.

Antonio José de apellido Sucre, 

al llegá a Ayacucho su nombre resurge, 
al llegá a Ayacucho su nombre resurge 
Antonio José de apellido Sucre.

Francisco Miranda con un gran honor, 

nos dejó por siempre su gran tricolor, 
nos dejó por siempre su gran tricolor 
Francisco Miranda con un gran honor.

Fue en Cerro de Bárbula, el gran Girardot 

pabellón en mano su final rindió, 
pabellón en mano su final rindió 
fue en Cerro de Bárbula, el gran Girardot.

Grandioso chileno, padre Madariaga 

por su decisión renunciara Emparan, 
por decisión renunciara Emparan, 
grandioso chileno, padre Madariaga.

General Cedeño, allá en Carabobo

perdió su existencia poniéndolo todo, 
perdió su existencia poniéndolo todo 
general Cedeño, allá en Carabobo.

Antonio Ricaurte nació en Bogotá

murió en San Mateo por la libertad,
murió en San Mateo por la libertad 
Antonio Ricaurte nació en Bogotá.

Fue en el Monte Sacro que Simón Bolívar

la libertad darnos juró por su vida,
la libertad darnos juró por su vida
fue en el Monte Sacro que Simón Bolívar.


La pionera


La Flor de Cojedes es una tradición familiar que ya va por la octava generación iniciada por el abuelo Rafael Camacho. Actualmente está integrada por: Wilfredo Canelón, director musical; Francisco Palma, director general; Víctor Esqueda, José Machado, Juan Padrón, Marbel Palma, Hendriek Palma, Hermenegildo Díaz, Ramón Eduardo Díaz, Franmer Palma, José Ramón Díaz, Rubén Rivas, Eliarcis Pérez, Néstor Parra, Rafael Antonio Camacho, hijo, y Eric Camacho, nieto.
Durante la temporada decembrina La Flor de Cojedes comparte la animación con los demás grupos de parrandas que surgieron en el país después y ocupan un lugar propio como tradición.

Versos a lo divino y lo profano

Las temáticas y la forma de cantar la parranda cojedeña (son versos hexasílabos, algunas veces dobles y otras, sencillos, de pie forzado, que se repiten al revés -de atrás para adelante-, lo cual se conoce como verso tornao) pueden verse en aguinaldos y parrandas grabadas por Serenata Guayanesa.

Parranda de Cojedes
Iván Pérez Rossi:
(Versos hexasílabos, de pie forzao)

Yo soy cojedeño
yo soy macapero
les canto sabroso
como buen coplero
como buen coplero 
entro a saludar                                                                     
Estos aguinaldos
no sé lo que tienen
que así como van
así mismo vienen
así de sencillos
estos aguinaldos
son de Tinaquillo.
Iván Pérez Rossi-Serenata Guayanesa

Parranda de Cojedes
(Iván Pérez Rossi)
  
Yo soy cojedeño
yo soy macapero
les canto sabroso
como buen coplero
como buen coplero
entro a saludar                
tráigannos el ron
pa poder brindar 

Estos aguinaldos
no sé lo que tienen
que así como van
así mismo vienen
así de sencillos
estos aguinaldos
son de Tinaquillo.

Oye negra linda
Dame tu querer
Para estar guindando
Mejor es caer (…)

Ábranme la puerta

Si no abren la puerta
Salto el paredón
Y después no digan
que soy un ladrón

Coro
Abran, abran, ábranme por favor
Después que abran otro será el sabor
¿Con qué?
Con esta parranda que les traigo yo…

Si no abren la puerta
Dentro por el corral
Y después no digan
Que dentré a robar

Abranme la puerta 
No es por caridad 
Yo no estoy pidiendo,
yo vine a cantar
(aguinaldo del litoral central que se canta en Navidad y en las fiestas de San Juan). Otra forma de cantar la parranda es la que sigue 


Parranda La Verde Clarita www.celarg.gob.ve





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada